Hipersensibilidad de la dentina: cómo prevenirla